El alumno fue en tres ediciones el Mejor Promedio entre los inscriptos en su categoría del Concurso Mejor Promedio 2019 de Misiones Online. Ganó una beca de $35.000, por su promedio final 9,81 con el que culminó el 6to año de la Escuela Provincial de Educación Técnica N°30 y egresó como «Técnico en Equipos e Instalaciones ElectroMecánicas», en San José. El diploma de reconocimiento fue entregado por el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, y la beca por el empresario Carlos Beigbeder, propietario de Distribuidora JotaBe.

 

Braian Olivera en la actualidad estudia una carrera en la Facultad de Ingeniería de Oberá (FIO-UNaM). Resultó ganador de una beca por $35.000 y una bandera de ceremonia para el establecimiento educativo donde culminó sus estudios secundarios, por su participación en la categoría especial Escuelas Técnicas del Concurso Mejor Promedio 2019 de Misiones Online. Por tercer año consecutivo, Braian mantuvo entre todos los participantes el promedio más alto en su categoría.

 

 

En las dos primeras ediciones de las que participó, lo inscribió el director de la EPET N°30, Jorge Tesnaschuk, pero finalmente en 2019 la meta fue mantener sus buenas notas para participar nuevamente del concurso Mejor Promedio. “Fue un estímulo, quería volver a participar del certamen ante la ayuda económica que me significa porque era mi último año de secundaria y se preparaba para ingresar en 2020 a la universidad. La Beca me resulta de gran ayuda económica para cubrir mis gastos, más aún porque no pude obtener ninguna ayuda del Estado este año, ni el Plan Joven ni Progresar”, explicó Braian, quien no pudo estar presente en el evento virtual de entrega, pero recibió su premio en San José.

 

Leer más: 

Misiones Online 20 años: con la participación del gobernador Herrera Ahuad, 10 empresas entregaron becas por un total de 280 mil pesos a los alumnos con mejor promedio de 2019

Obviamente la noticia fue de una gran alegría para su madre Mirta y toda la familia. “Ella siempre está muy orgullosa de mis logros y este reconocimiento la emociona mucho. Fue una gran alegría la noticia del reconocimiento”, dijo el joven estudiante.

La familia está conformada por sus padres, Rubén Olivera y Mirta Rodriguez, su hermana Thiara y su hermano Cristian.

Su papá es tarefero de yerba mate y su mamá se ocupa de la organización de la casa y la educación de los hermanos.

 

El último año de secundario “fue un año muy bueno, más allá de los días con muchas cargas horarias por los cierres de trimestres y evaluaciones, fue muy bueno de participar de todo lo que implica el final de la etapa del secundario, incluso la experiencia en el Nacional de Olimpiadas de ElectroMecánica en la representé a la escuela”, relató Braian.

 

 

Ser «Mejor Promedio» en una escuela técnica exige mucho esfuerzo. “La verdadera razón de mis logros son mis padres, porque ellos siempre estuvieron a mi lado apoyándome y motivándome. Dentro de esa contención, logré principalmente trabajar la “automotivación” para todo lo que emprendo en mi vida, para esforzarme y seguir adelante. Siempre estoy pensando en todo el esfuerzo que hacen mis padres para que no me falte nada, a pesar de que no somos una familia de muchos recursos, estoy muy agradecido con mis padres por todo lo que me dieron y me dan permanentemente para poder realizarme como persona”, reconoció el estudiante, exponiendo los valores de familia transmitidos.

 

Brian inició una nueva etapa en la universidad, y cursa el primer año de la carrera de Ingeniería ElectroMecánica en la Facultad de Ingeniería de la UNaM. “En marzo ya estaba viviendo en Oberá, realice el cursillo de ingreso y me preparaba para iniciar el año. La verdad es pesada la carrera de Ingeniería pero hay que ser constante para estar al día. Lo veo como un reto a superar”, expresó con entusiasmo en la entrevista.

 

 

Este año su preocupación es la economía y espera tramitar alguna otra Beca que le permita asegurar la continuidad de sus estudios. “Voy a necesitar asesorarme en la universidad a ver qué opciones hay para los estudiantes. En mi casa dependemos del sueldo de mi papá, que me ayuda todo lo que puede. Y en paralelo, también trabajo en vacaciones para juntar dinero para la facultad. De lo que estoy seguro, es que no voy a dejar la carrera hasta recibirme”, sostuvo el estudiante.

 

Su meta principal es lograr terminar de cursar lo antes posible su carrera de ingeniero, para luego de ello “dar a mis viejos un lindo regalo, porque ellos siempre están cuando más los necesito. Me gustaría ser algún día un ejemplo en mi familia, que el esfuerzo valió la pena”, expresó emocionado el joven premiado.

 

 

 

 

Por Patricia Escobar

patricia.escobar@misionesonline.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *